Issac Delgado regresó a Cuba


Issac Delgado (Madrid 2010)  [Image by: Selectormarx Photography]

El Chévere de la Salsa, Issac Delgado regresó a su patria en el pasado mes de marzo, estuvo invitado por su coterráneo, el compositor Demecer Bueno (residente en EE.UU.), que hace muchos trabajos musicales en La Habana.

Ambos se presentaron en el cabaret Sauce, cerca de los antiguos cabaretuchos de la Plata de Marianao donde se hacía la sabrosa música de fritas. Issac es uno de los músicos cubanos más discretos y reservados y su visita fue muy breve muy reservada como es su naturaleza.

Casualmente Issac cumple este año, exactamente en junio de 1991, el estreno de su propia orquesta. Y también se cumplen 23 años de su ingreso en NG La Banda, la banda que lo llevó a la cúspide de la popularidad.

Issac Delgado es la voz de melcocha de la salsa cubana, es el más orientado hacia la salsa latina de Nueva York, de ahí que se haya insertado tan bien en el mercado estadounidense. Ya pasado el siglo xx, Issac participó en el teletón 2003 de Panamá, junto a grandes de la música latina. En ese mismo año viajó a NY para presentarse en el Festival de la Salsa del Madison Square Garden, junto a los grandes de la salsa mundial.

El cantante salsero comenzó su popularidad con una gira por lo barrios de La Habana, en noviembre de 1989, con NG La Banda.
Su padre, Luís Delgado, era sastre y su madre, Lina Ramírez, era actriz, bailarina y cantante en el Teatro Musical de La Habana.
Con diez años entró en el Conservatorio Amadeo Roldán donde estudió violoncello, un instrumento que no le interesaba. Dos años después dejo el conservatorio y se dedicó al deporte en especial al fútbol recibiéndose de grado en Educación Física.

Con 18 años Issac Delgado se unió al grupo "Proyecto" por petición de Gonzalo Rubalcaba. Este hecho despertó nuevamente su innato amor por la música. En este momento se decidió a estudiar técnica vocal con una de las mejores profesoras en Cuba, Mariana De Gonish. También se matriculó en la escuela para músicos profesionales Ignacio Cervantes.

Vida profesional
En 1983 empezó su carrera profesional llegando a ser uno de los miembros de la Orquesta de Pancho Alonso. Empezó a viajar por el mundo con la orquesta y grabó su primer disco compacto (CD).

En 1987 se convierte en el vocalista de "Galaxia" y graba su segundo CD. “Nosotros empezamos en contacto con el barrio. Tiempo después muchos salseros olvidaron esa raíz. Hay que volver de nuevo al mundo más popular que te retroalimenta en la creación. Mi gira con José Luis Cortés y NG La Banda fue una experiencia inolvidable, que decidió el éxito del Boom de la salsa cubana de la década de 1990, en el fin del milenio. De ahí salió todo, un nuevo mundo musical cubano”.

En la primera etapa de NG La Banda, su cantante líder Tony Calá se enfermó. José Luis Cortés, con esa buena estrella que siempre lo ha acompañado, fue a buscar como sustituto a Issac que se encontraba trabajando en la playa de Santa María del Mar.

Yo conocía a Issac –recuerda Cortés– desde la etapa en que cantaba con Pachito y sus Kini Kini, donde le hice algunas orquestaciones. Me gustaba su voz de melcocha. “Ningún músico de NG confiaba en mí –confiesa Issac–, solamente el tecladista Miguelito Pan con Salsa”. En realidad, NG necesitaba de una voz que matizara la fuerza timbera del timbre de metal de Tony Calá y la savia callejera de José Luis Cortés. Issac le dio a NG el toque mágico, la elegancia que necesitaba una banda tan poderosa y representativa de la salsa cubana.

Aquel gran momento del Boom de la salsa fue la apoteosis. Recuerdo la gira por las provincias orientales en las que Issac atraía multitudes junto a NG La Banda. Comenzaba una nueva era, luego de una etapa larga de estatismo en los bailes populares. Acababa de pasar la explosión del Charangón de Revé (1984-1988) y del Dan Den (1988). Era el preludio del Boom y la gente esperaba algo retumbante que estremeciera la música de la diversión y la alegría. En eso contribuyeron Issac y NG. Las cosas después nunca fueron iguales, los salseros dieron una savia nueva a la música bailable y de ella salíamos remozados como si asistiésemos a una verdadera y auténtica revolución musical.

El primer sencillo de Issac lo colocó con la canción Le lo ley, de Dagoberto González: Suavecito que llegó NG/ con le lo ley/, si tu no vienes no bailas…/ Rápidamente se adueña de la radio con el súper hit, Necesito una amiga: Yo necesito una amiga/ que me mime, que me quiera y que me dé tranquilidad/. La apoteosis llega con La Expresiva: Que sabrosura vida/ tremenda expresividad/, es que la banda está sonando bonita/ ya tu lo sabes mamá/. Ven para que lo goces/ ven para que lo bailes mamá.

Issac es el heredero de aquellos mulatos cantores, líderes vocales que comenzaron con Fernando Collazo (muy parecido físicamente a Issac), en la década de 1930. Cheo Marquetti, Pepe Olmo, Eduardo Elio Hernández –el Chino de Los Zafiros–. Se ha enamorado de un tipo como yo/ que no tiene nada material/ pero es inteligente y original/ Un tipo como yo.
El Chévere se mantuvo en NG de 1988 hasta 1991, después de la gira por las provincias orientales, ya era una figura nacional lo que le permitiría independizarse. En junio de 1991, en la Peña de Pello el Afrokán, en el Salón Rojo del Capri apareció con su nueva banda y ahí comenzó la etapa de los líderes vocales de la salsa (Issac/ Paulo FG/ Manolín). Grabó su primer disco Dando la hora, con el apoyo del orquestador de Giraldo Piloto y la dirección musical de Gonzalito Rubalcaba, su amigo de los años.

Dando la hora recibió el premio al Mejor Disco grabado en el Exterior. En ese mismo año inauguró la Discoteca Azúcar de Cancún en México y va a la Expo Sevilla 92. Dos años después grabó con Adalberto y su Son el disco ″El Chévere de la salsa y el Caballero del son″ y lograron el Premio EGREM 1994 y el Premio de la Popularidad.

Pero mi entrada en el mercado –recuerda Issac– llega en 1995 con la grabación del disco El año que viene. Mientras que en 1996 me otorgan la Distinción por la Cultura Nacional.
El disco Malecón llegó a ser colocado en la nominación de la Academia de los Grammys Latinos, en la categoría de Mejor Música Tropical. También interpretó una pieza con Los Muñequitos de Matanzas, un tema en el disco La Rumba soy yo, que se alzó con el Grammy Latino 2002.

Issac Delgado, artista capital de la escena latina, presentó recientemente en directo en el Nuevo Teatro Lara de Madrid L.O.V.E. Un disco excepcional en el que "la voz masculina más destacada que ha dado Cuba desde el inicio de la revolución" (según Nat Chediak, productor) nos deleita recreando el repertorio de Nat King Cole. Los músicos que participan en el disco: John Di Martino (piano, dirección), Juan Munguía (trompeta), Víctor Correa (trombón), Reinier Elizalde (contrabajo), Ignacio Berroa (batería), Dennys Savon Navarro (percusión), Yoel Paez (percusión), Ken Peplowski (saxo, clarinete), Paul C. Meyers (guitarra) y Daria Delgado, Issac Delgado Jr. y Andrés Martínez a los coros. Y para que no faltara la guinda al pastel, como invitado especial Freddy Cole, hermano de Nat King Cole que también colabora en L.O.V.E, un disco con mucha historia detrás.

Volviendo a Nat King Cole...Entre 1958 y 1962, Nat King Cole publicó sus tres discos latinos. Cantados en un castellano aprendido fonéticamente y grabados en Cuba, Brasil y México, en ellos aparecían canciones como Perfidia; Quizás, quizás, quizás; Ay cosita linda; Piel canela; Aquellos ojos verdes; Yo vendo unos ojos negros... Aquellas canciones viajaron desde América Latina a España, pasando por Japón, Estados Unidos y medio mundo, incrustando en la memoria de millones de personas la voz adictiva y aterciopelada de Cole, sus particulares versiones de clásicos boleros (también de algunos cha-cha-cha, temas brasileños y rancheras) acompañados de grandes músicos como el pianista Bebo Valdés, de orquestaciones suaves y románticas, de percusiones latinas.

Con esta historia como fuente de inspiración, Issac Delgado ha publicado a través del sello Calle 54 Records el álbum L.O.V.E. Producido por Nat Chediak y el propio Delgado, con Todd Barkan como productor asociado y Fernando Trueba y Chediak como productores ejecutivos, contiene 12 canciones, la mayoría del repertorio tradicional latino que en su día cantó Cole y que ahora recrea el gran cantante cubano acompañado de unos músicos de excepción y con la colaboración especial de Freddy Cole.

Una de las principales influencias de esta corriente fue Nat King Cole e Issac creció escuchando sus canciones. Era de esperar que, una vez radicado en Estados Unidos, deseara rendirle homenaje a esta figura que tanto marcó la música latinoamericana en el mundo entero.

La educación musical de Issac fue formal. A partir de los 10 años de edad estudia en los conservatorios Amadeo Roldán e Ignacio Cervantes y canto con Mariana de Gonish, maestra de las principales figuras de la canción cubana. A los 18 años de edad debuta con el Grupo Proyecto de Gonzalo Rubalcaba, para luego pasar a la Orquesta de Pacho Alonso y a NG La Banda, en cuya agrupación se establece como unos de los máximos exponentes de timba, la nueva sonoridad de la música afrocubana. En 1991 debuta en solitario bajo la dirección artística de Rubalcaba. Desde entonces, ha grabado una docena de discos y viajado por el mundo entero, dándose a conocer como "El Chévere de la Salsa". El antiguo crítico del New York Times, Peter Watrous, lo denomina "uno de los grandes cantantes del Caribe, uno de los grandes cantantes del siglo veinte, el Frank Sinatra de la salsa". Sus últimas grabaciones han sido nominadas al Grammy y al Grammy Latino. L.O.V.E lleva camino de convertirse en el próximo gran éxito de Issac Delgado y será una referencia para el futuro del jazz latino.

Esperamos nuevas visitas de Issac Delgado y de Manolín, ellos pueden ayudar en el encuentro de hermanos de la música y la cultura cubanos. Tanto uno como el otro, por circunstancias de trabajo, residen actualmente en otra tierra, pero su mente, su vida, su esencia, pertenece a Cuba; nadie olvida una tierra llena de tanta música, tanto amor y tanta vida.



09 2011
Rafael Lam 
blog comments powered by Disqus